648 0

Elogio del fragmento

Luis Javier Pisonero

Lo definitivo, lo redondo, lo circular: quizás la vida misma que al final nos lleva de un lugar a otro, o hacia el mismo lugar. La totalidad, el plano general, la visión abierta. La constitución de todo esto está en el detalle: la pieza que arma el rompecabezas, la manera en la que lo incompleto prepara para lo total, para la larga línea de la que luego haremos nuestra totalidad. Gracias a él avanzamos: el fragmento que luego desechamos porque nos parece inconcluso, porque cambiamos de opinión, porque vemos que…