Crear una escena de la nada y dirigir a un modelo para que lo que representa parezca natural es mucho más complicado de lo que parece, tanto o más que conseguir una buena foto de un momento espontáneo en medio de la calle. Los fotógrafos que lo consiguen me fascinan por esa sensación de control total, de saber qué quieren para su imagen, y cómo hacer para conseguirlo. Además de la evidente belleza de sus fotos, la dirección de modelos de Ana Becerra es excelente, casi parecen dibujos de un cuento.

«Mi forma de crear es inspirarme en algo no concreto. Puede ser una canción, una película, un libro, una crítica social, una emoción o una experiencia personal».

Ana Becerra

Ana Becerra

«Primero, cuando me viene la idea, la escribo y visualizo la escena. Luego busco la localización y me quedo un rato observando el espacio, llevando lo que imagino a lo que puede ser. Visito el sitio varias veces para ver su luz. Y cuando digo varias veces son muchas, unas diez por lo menos. Una vez vista la luz, busco la persona, la ropa y concreto la sesión».

Ana Becerra

Ana Becerra

Ana Becerra

«Una vez finalizada la sesión, doy un primer vistazo en el ordenador y destaco lo que más me gusta, pero tiene que pasar al menos una semana para que la vuelva a ver y retocar».

Ana Becerra

Ana Becerra

«Retoco sobre la marcha, ninguna foto lleva el mismo proceso. Marco las mismas pautas, pero siempre voy experimentando. Entre mis proyectos para 2016 están:#estupidezhumana, una crítica al desnudo en las redes sociales y una colaboración con un ilustrador».

Ana Becerra

Ana Becerra