700 0

El grito ahogado en los artistas del estupor

Javier Helgueta Manso

Llegamos al mundo chillando y nos marchamos de él envueltos en una mudez sobrenatural. Pero un escalofrío recorre la espalda al pensar lo cercanos que están el grito y el silencio cuando el hombre se ve tanto en la necesidad como en la obligación de responder a la vida. Especialmente si esa vida, gracias a la cual hemos aprendido a ser irónicos, le ha concedido el privilegio del horror. Mucho sabe de esto la Europa del último siglo, desde la Gran Guerra hasta el presente drama de los refugiados y,…