822 0

Maris Maskalans, cura para el verano

Lucía Bailón

Entre una cartelera bastante floja, museos y cafés abarrotados de turistas, y aslfalto ardiendo hasta bien entrada la noche, la celebración anual de PhotoEspaña es uno de los pocos atractivos que le encuentro a Madrid cuando llega el verano, una estación con la que nunca me he llevado bien. Tras una docena de exposiciones vistas (¿alguien ha conseguido alguna vez recorrer el festival completo?), una mirada me ha dejado una huella diferente a las demás: Nagli – 4631, de Maris Maskalans, fotógrafo y director de cine. Hace siete años, el…