614 0

Otra maldita casualidad

Javier Helgueta Manso

En este día de poca inspiración para el articulista que les escribe, ciertas efemérides se han puesto en consonancia por sí solas. Aunque también es cierto que la casualidad sonríe a veces con una mueca maligna, pues el día mundial de la sordera es también el del nacimiento de Martin Heidegger, que no era sordo, pero se lo hizo. Cada uno de nosotros se pregunta en muchas ocasiones qué sería de su vida si sufriera alguna de las variadas patologías de los sentidos. El gran Silencio de la muerte se…