1436 0

En el estudio de Salomé Semolué

Lucía Bailón

Año nuevo, trabajo nuevo. Ya no sabía, ni quería, seguir teorizando sobre la imagen. Lo que puedo contar con la cámara, colándome donde otros crean, es mucho más de lo que puedo explicar con palabras. Comienzo con Silvia, que me dejó entrar unas horas en su rincón pequeño, con un solo foco de luz, suficiente para concentrarse en el papel y los colores con un silencio del todo acogedor.